Coalición Canaria o el espíritu de la Censura

Publicado: noviembre 6, 2012 en Entre historias y reflexiones

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Coalición Canaria es un engendro político donde conviven caciques con poscomunistas. Lleva gobernando las islas desde 1993. Pero no lo ha hecho sola. Ha necesitado la inestimable ayuda del Partido Popular –la mayoría del tiempo- y del Partido Socialista desde 2011. Cuando los canarios decidieron que el PSOE ya no era alternativa de poder, a su secretario general no se le ocurrió otra cosa que seguir cavando la fosa con su gesto gris y pactar con CC.

Los socialistas dicen que se nota su mano en una nueva forma de gestión del poder, pero la verdad es que yo no noto nada… La semana pasada trascendió una de esas noticias tristes, no porque sea especialmente grave, sino porque es sintomática: la Televisión Autonómica Canaria censuró un programa de Abubukaka, un grupo de humor canario, porque tenía un sketch donde dedicaba unos minutos a reírse de muchas cosas, entre otras de Coalición Canaria (vean el sketch en el enlace).

Los medios lo han interpretado como una censura directa a esos escasos segundos vacilándose específicamente de CC. Yo creo que tenía algo mucho más subversivo para el tinglado político y cultural que han montado los llamados nacionalistas canarios: el sketch era en sí mismo un espejo de lo que hoy en día muchos entienden por canariedad. Es decir, una amalgama de folklore, romerías, lenguaje pobre y embrutecido, vino, carne de cochino y ganas de fiesta, como si el canario no fuera capaz de otra cosa que de rascarse los cataplines y salir de fiesta. Eso es la cultura para CC. Nada de pensar, nada de ser críticos. Y mucho menos, nada de disidencia, aunque sea en forma de humor. Porque lo peor que puede pasar es que el canario se mire por la tele como si fuera un espejo del esperpento y se dé cuenta de en qué se ha convertido el archipiélago.

Lo hablaba con mi amigo Eligio, uno de mis contertulios favoritos para charlar de política: esta crisis juega al despiste. Ahora miramos a Madrid, como si Rajoy fuera el único culpable, por muy impresentable que haya sido. Pero aquí hay nombres y apellidos de constructores, empresarios mafiosos y corruptos, políticos chorizos y soeces, ignorantes que se jactaban de su chulería y se han reído de la gente. Ahí siguen, en los algodones del poder. Y puede que se vayan de rositas mientras nos indignamos con Rjoy o Cospedal, que tan lejos nos quedan.

Pero claro, cuando la cultura de la crítica se muere, no hay forma de parar el desaguisado. ¡Qué no habrá censurado CC si les daba tanto miedo Abubukaka! Sólo hace falta echar un vistazo a la prensa, la mayoría convertida en gacetilla del gobierno, con periódicos que pican teletipos y resúmenes de prensa. Con periodistas comprados o propietarios de medios jugando a ser ecuánimes o críticos sin jugarse absolutamente nada. Sin garra, sin ganas de poner boca arriba al poder del archipiélago y preguntarle, repreguntarle, pedirle explicaciones por tener la comunidad con peores índices en casi todos los indicadores políticos y sociales.

Y el PSOE, el partido que fundó ese trabajador de imprenta llamado Pablo Iglesias, haciéndole el baile a la censura, a la ignorancia y a la pobreza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s