Nepal o el sentido del tiempo

Publicado: abril 9, 2012 en Entre historias y reflexiones

ImageNepal confunde como confunden todos los sitios demasiado nuevos y sería muy largo de contar. Están los templos hinduistas y los monasterios budistas que aparecen en la tele. Pero son pocos, comparados con las cientos de miles de casas que hay en todo el valle de Kathmandu. Están las montañas, al alcance de la mano, pero casi no se ven por el humo de las fábricas de ladrillos y la combustión de una gasolina de pésima calidad. Está la gente buena, legal, que son casi todos, y una situación política estancada con un gobierno maoísta que es tan de izquierdas como Mariano Rajoy. Está el agua, que llega del Himalaya, pero casi no se usa para limpiar. O para limpiar bien. Porque aquí muchos bares, muchas calles y muchas tiendas están bastante sucias. Uno se acostumbra y de repente ya casi no ve.

Pero Nepal tiene un ritmo, detrás de los cientos de coches y miles de motos que asaltan la calle y arrinconan al peatón. Y ese ritmo es lento: la gente hace Yoga por la mañana al lado de Ratna Park, toma el te y el desayuno durante mucho rato, aunque el trabajo les espere. La gente charla y fuma cigarrillos encadenados mientras discute de política sin parar. Como dice mi amigo Arún, “sabemos de todo pero no somos expertos en nada”. El capitalismo hace tiempo que llegó a Nepal, no hay duda, pero los ritmos ancestrales son todavía más fuertes. La conversación y la comunidad siguen vivos y los hombres se cogen de la mano en señal de amistad, se saludan constantemente, se hacen señales de reverencia. Noten que digo hombres, porque esta es una sociedad bastante machista, aunque también esté cambiando en eso.

Yo también me he sumado al ritmo y cada día, después de mis tres horas de clase, me siento en la cantina de la universidad con mis colegas profesores a preguntar sobre política o sobre religión, otra de las grandes cuestiones aquí -no es un tópico, aunque quizá no se manifiesta de la manera exótica que todos pensamos en Occidente-. Y me gusta charlar y filosofar con ellos con un té en la mano. Hay tiempo, una de esas cosas que nos están robando.

Tiempo para pensar es tiempo para que salgan las cosas que uno lleva escondidas, pospuestas desde hace tiempo. El tiempo… En Nepal te preguntas cómo has llegado hasta aquí, si a los quince calculaste llegar a ser fiscal a los 28. Con tiempo te preguntas para qué sirven tantos títulos académicos, másters, doctorados, o lo que sea. Con tiempo te das cuenta de que quieres a mucha gente, de que la echas de menos, de que trabajar lejos a veces es duro, de que los momentos felices lo son más con los otros. De esas cosas que Vanessa y yo comentamos tan a menudo. Porque estamos cómodos, tenemos algo de dinero. Y tenemos tiempo.

Y con tiempo también se leen los periódicos españoles, lo terrible que está la cosa allá, las ganas de hacer algo y, sin embargo, ver que estás tan lejos. Para tener alguna experiencia más. Pero sobre todo, por qué no decirlo, PARA LLEGAR A FIN DE MES Y PAGAR EL PRÉSTAMO QUE PEDISTE PARA HACER UN MÁSTER. Hay algo de exilio económico en todo esto y conciencia de que algo falló en el camino.

El otro día estaba en clase hablando del Imperio Romano, de Hispania, de su agricultura, de sus regadíos, de sus anfiteatros. De su cultura y de su política. De su manera mediterránea, vamos. Y les expliqué a los alumnos que luego llegaron las invasiones germánicas. Y me acordé de Merkel. Y pensé que algo extraño estaba ocurriendo, que nosotros no éramos anglosajones ni germánicos y no podíamos vivir como ellos. Que en algún momento habíamos dejado de pensarnos a nosotros mismos porque recibíamos fondos auropeos y eso nos tenía gordos y contentos, pero nos había debilitado el cerebro.

En fin, tiempo amigos. Para pensar. Y para escribir. Pero aquí andan los sentimientos tan intensos, tan cerca del Himalaya, con el Buda soplando, que a veces cuesta hacerlo. Tampoco hay fotos. Bueno, las hay pero en la cámara de Vanessa y no encontramos el cable. Pero he buscado en Google y les mando una imagen de la Plaza Durbar de Patan, el municipio donde vivimos, que está pegado a Kathmandu. Allí suele haber turistas. Pero sobre todo gente de allí, muchos de ellos bastante viejos que se reúnen a charlar y fumar. Y, sobre todo, a  pasar el tiempo.

Anuncios
comentarios
  1. isabel dice:

    Hoy mismo le pregunté a tu madre por ti. Pero ya veo que, aún en la nostalgia y el desconsuelo de estar tan lejos, sigues siendo tú, con tu curiosidad, con tus ganas de dialogar y con tus ojos bien abiertos ante otras realidades. Disfruta de ese tiempo, que alguna vez, en el futuro, también contemplarás con nostalgia. Un abrazo fuerte.

  2. Alber, Charly's Brother dice:

    Un abrazo Jorge, te felicito por recuperar tu tiempo, como dices un bien escaso hoy en dia. Espero que todo te vaya de lujo, parece que si.

  3. Gabino dice:

    Hola Chacho me alegro de que sigas creciendo; aprovecha que estás viviendo en un sitio donde se puede “perder” el tiempo, porque ya sabes que aquí, en España en particular, gozar de él es cada vez más complicado.
    Un abrazo.
    Gabi

  4. un obrero del barrio san honorato dice:

    Leído sus comentarios sobre la necesidad del tiempo para reflexionar.
    No obstante el tiempo a disfrutar depende de las tareas que uno se impone, y de las que de forma externa se nos imponen.
    La bruma lagunera también es buena para la reflexión. un saludo

  5. piluca dice:

    Más que imágenes mi querido amigo, guárdame tus vivencias escritas para así tener una excusa para volver al Carrera a pedirnos un cortadito de esos que duran la mañana, y a comentar las mejores y peores jugadas. Un placer leerte
    Piluca

  6. Eddie dice:

    Hola George, hacedías que vi que habías colgado este post y me picó la curiosidad leerte en el exilio, pero mira tu por donde, no tenía TIEMPO, o se me fue el tiempo que tenía, o perdí el tiempo, qué se yo!!! Creo notar que aunque lejos sigues bien, dando otra vuelta al torno y al coco, a lo que ves y que descubres. Me encantaría conocer esas realidades cn ustedes, encadenando un cigarrito con otro como dijiste…Espero que estés disfrutando!!
    Un abrazo
    Eddie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s