Sobre amor, periodismo y otras cosas como el Karma

Publicado: noviembre 12, 2011 en Entre historias y reflexiones

Cuando era apenas un adolescente, mi padre dijo una frase que me llamó mucho la atención: “Si volviera para atrás, quizá no me casaría, pero si me casara, lo haría sin duda con la misma mujer” (Es decir, mi madre). Esta frase la he comentado varias veces en mi vida, porque para mí encierra una contradicción vital fascinante. 

 Anoche, en la nocturnidad de los bares laguneros que cada vez visito con menos frecuencia, una amiga mía me contaba que su exnovio, con quien cada vez vuelve a hacer más proyectos, viene a visitarla dentro de un par de semanas: “Es como si me hubiera dado cuenta de que he alcanzado muchas cosas con él y que no me apatece volver a empezar con otra persona”. O lo que es lo mismo, darse cuenta de que muchas veces, lo que te separa, la fricción, se repite de pareja en pareja, como una especie de Karma que hay que romper para alcanzar algo de verdad.

Mi amigo Rafa siempre dice que cuando uno hace terapia vuelve al mismo punto del principio pero cargado de muchas más armas. El  escritor Hanif Kureishi afirma en su libro “Algo que contarte” que el psicoanálisis es algo así como aceptar nuestra propia locura y saber vivir con ella, sin huir a cada rato. Eso supongo que lo da la experiencia. Por eso, otro gran colega -que ya ha aparecido en este blog- se coge la mochila esta semana y se pira a América, para hacer el gran camino guevariano que va de Argentina a México: “Saber que esto es un caos y estar dispuesto a vivirlo, en vez de estar en una posición estática y pretender controlarlo todo para que nada se rompa”. Pero romperse uno la crisma en el intento no ha estado muy de moda últimamente. Quizá, lo digo con ánimo autocrítico, hemos preferido picotear y descansar después en el cómodo sofá articulado pagado a plazos de una casa también pagada a plazos, pensando que eso era la liberación que nuestros abuelos nunca disfrutaron. 

El amor me lleva a pensar en el periodismo, quizá una de mis grandes obsesiones, que vuelve a cada rato. Estas dos semanas he estado en Madrid porque tenía que depositar mi tesis doctoral y he podido visitar a mis compañeros de la Escuela de EL PAÍS (gran ilusión, por cierto). Y pensaba que ojalá muchos podamos convertirnos, si realmente lo queremos, en contadores de historias dispuestos a romper con el egoísmo personal, fundirnos con lo que vemos sin que el ego nos ciegue. O que el miedo a perder el trabajo, a que no nos renueven el contrato, sea siempre menor que las ganas de acercarnos, humildes y espartanos, al objeto de curiosidad, información y deseo. Muchos de mis compañeros ya lo están haciendo. 

Siempre he sentido una fascinación especial por esos jesuitas como Jon Sobrino e Ignacio Ellacuría, que marcharon a Sudamérica a trabajar por los pobres. No voy a entrar en si evangelizar es una forma de colonización, porque muchos de estos sacerdotes han acabado aceptando, como ocurre en África, una especie de sincretismo religioso que mezcla la espiritualidad cristiana y la indígena. Me refiero, sobre todo, a la imagen de esos hombres vaciándose por dentro para jugarse -y en ocasiones perder- la vida por los que están tan jodidos

Igual que mi padre, pienso que a veces la vida es más fácil vivirla sólo, porque cuando quieres a la gente, te preocupas, y eso da miedo. Pero luego recuerdo en cómo él se volcaba con los demás. Cuando uno está sólo, es posible que haya menos caos, todo está más distanciado. Pero hay algo increíble en llegar a un sitio, que te rompa por dentro, sacar los demonios, revolcarte en el fango, contar la historia y vivirla intensamente. Quebrar el Karma. En el amor y en el periodismo. Pero no es fácil, creo.

Anuncios
comentarios
  1. danitilford dice:

    Muy bueno, Jorge. Siga usted escribiendo, que al menos uno, desde Guía de Isora, sigue tus inquietudes… un abrazo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s